Vivir de Internet: ¿De Fracaso en Fracaso?

vivir-de-internet

-Última actualización el 05 de Abril de 2016-

Esta historia que te voy a contar no es una historia de éxito.

No llegará a un final feliz.

Es una historia real, llena de fracasos, mi propia historia tratando de vivir de Internet.

Quiero compartirla contigo porque lo necesito.

Escribir es una pasión para mí y hace mucho que no escribo, como algunos lectores no se cansan de recordarme por mail (¡Gracias!).

Dejé de hacerlo porque sentí que una etapa que había durado 4 años había terminado y, después del viaje, no tenía nada tan emocionante que contar. No quería seguir escribiendo idioteces, me gusta contar historias, transmitir mis vivencias, que al menos son reales y están llenas de detalles interesantes.

Ahora, después de un año y medio parado en ese aspecto, vuelvo a tener material para escribir.

Al menos unos cuantos post bien larguitos. Éste que vas a leer hoy es solo el principio.

También comparto esta historia porque sé que muchas de las personas que me leen en el blog o se han tragado alguno de mis libros comparten mis ideales y se dan cuenta de cosas.

Se dan cuenta por ejemplo de algo tan básico y esencial como de que nuestro tiempo es el recurso más preciado que se nos ha dado en la vida.

De que no hemos nacido para pasarnos ocho o más horas al día trabajando en una oficina durante once meses al año para tener sólo uno de vacaciones, perdiendo nuestra salud por el camino.

O como dice Carolina en su bonito post:

Nacemos con tiempo pero malvendemos las horas de nuestra vida a empresas y a proyectos en los que no creemos y cuyos valores no compartimos.

No voy a adentrarme más en este tema, si estás leyendo ésto es porque nos lo conocemos de sobra.

Ya hay demasiadas personas que buscan en sus propios proyectos online la salvación para no tener que verse en esa espiral de trabajo gris que acaba siendo un sinsentido.

Todas esas personas se merecen leer esta historia, porque puede ayudarles y darles recursos y motivación para su presente o para un futuro.

Todo empezó abriendo un blog

Han pasado ya 5 años.

Cinco años desde que a principios de 2010 abrí un blog gratuito en blogger al que puse de nombre lo primero que me vino a la cabeza: Todosemprendemos.com.

captura pantalla blog todosemprendemos

Así pintaba el blog cuando lo abrí

Por aquel entonces yo tenía 21 años, vivía en casa de mis padres, estudiaba Administración de Empresas en una universidad de Barcelona y simplemente quería compartir con el mundo lo que empezaba a aprender sobre “emprender”.

El caso es que no me sentía cómodo en la universidad. Nunca lo he estado mientras estudiaba. 

Primero, porque sentía que mi vida no era esa, que yo estaba destinado a otra cosa que no tenía nada que ver. El problema es que no sabía qué y además tenía mucho miedo a dejar mis estudios y ponerme a trabajar sin una dirección clara.

Segundo, porque desde pequeñito me encantaba la idea de montar mis propios negocios y allí no me estaban enseñando nada al respecto, las asignaturas estaban enfocadas a llegar a ser empleado o gerente de una gran multinacional.

No digo que las asignaturas no fueran interesantes, porque ahora mismo si volviese atrás en el tiempo nadie me sacaría de la primera fila (siempre acababa sentándome en la última para poder distraerme a mis anchas), pero en ese momento no me llamaban la atención ni lo más mínimo. Eran simples exámenes que aprobar.

Total, que como no tenía ni idea de emprender pero quería saber algo abrí el blog, seguramente como vía de escape y para dejar de sentir que perdía el tiempo de aquella manera.

Empecé a escribir semanalmente, primero explicando cómo se hacía un plan de empresa, algo absurdo si uno no ha emprendido nunca antes.

Cuando se acabó el tema, en vez de dejarlo de lado, seguí utilizándolo para compartir mis descubrimientos personales y temas que me parecían apasionantes: libros de multitud de temáticas, educación financiera real, técnicas de motivación, enseñanzas, algunas historias curiosas

Todo ello sin más pretensión que la de compartir sanamente.

¿Cómo? ¿Vivir de Internet? ¿Ganar dinero con eso?

No tenía ni idea de que podía monetizar el blog de alguna manera, es decir, llegar a ganarme la vida con ello.

No sabía que era importante conseguir lectores fieles -y sus respectivos mails- o lo que significaba la palabra SEO.

Era la época en la que utilizaba el Messenger para hablar con la gente, mi móvil era ya  por fin en color y Facebook era una cosa muy divertida que acababa de llegar a España. ¡Podías tener a todos tus amigos allí! 🙂

Por otra parte, muy poco a poco, iba descubriendo cosas interesantes pero que escapaban a mi conocimiento básico, como por ejemplo que las plantillas estaban codificadas en un lenguaje llamado HTML que tenía que toquetear a veces, que las imágenes tenían un atributo que se llamaba ALT o que existían las analíticas para saber cuánta gente me leía y desde dónde venían.

No era algo que me preocupase demasiado.

No tenía ni la menor idea de cómo llegaba la gente a mi blog, pero tampoco me interesaba mucho mientras hubiera alguien leyéndome y me dejara un comentario de vez en cuando.

Esa era la única manera de saber si había alguien ahí detrás de la pantalla al que le interesase lo que yo compartía.

No sabía que toqueteando un par de cosas la web podría posicionarse en los primeros puestos de Google para diferentes búsquedas y, de esta manera, conseguir más tráfico. 

Simplemente escribía por gusto.

Para ganar dinero intenté otra cosa, que fue montar una web de un tema más específico.

Siempre he tenido cientos de ideas y las he ido apuntando, pero como me apasionaban las motos me decanté por ésta:

Con una web, ayudaría a otras personas a sacarse los carnets de coche y moto por libre -una práctica más habitual por aquel entonces- con toda la información necesaria para hacer los trámites, aprobar los exámenes, dar consejos…

Contraté en seguida un plan de hosting con 1&1, y llamé al portal www.infocarnet.com.

infocarnet

logo cutre de Infocarnet

No, no he puesto el link. Hace tiempo que no existe.

Mi idea era sacar dinero de alguna manera, pero no sabía exactamente cómo. Se me ocurrió que podría hacer una especie de coaching para aquellos que tuviesen miedo al examen.

Por supuesto, jamás llamó nadie.

No sabía que existía una cosa llamada Adsense mediante la cual poner anuncios fácilmente o que se podía ganar dinero poniendo enlaces de afiliados.

El caso es que, después de pelearme durante muchas semanas para que la web se viera medio decente (quien haya utilizado alguna vez la basura que es 1&1 me entenderá) y con algo de contenido, aquello no pasaba de 5 visitas diarias.

No sabía por qué.

Y, sin un duro en el bolsillo y con muchos otros líos personales en mi cabeza típicos de la edad, la acabé dejando de lado.

Unas prácticas universitarias

Con el tiempo llegaron por fin las prácticas en la universidad.

Había currado en varios lugares anteriormente para ganar dinero, pero siempre en los típicos trabajos temporales: monitor en campamentos, auxiliar administrativo, clases particulares, dependiente en tiendas de ropa, vigilante…

Ahora estaba en el último curso, con 22 años, así que me tocaba hacer de becario durante 3 meses.

Gracias a tener el blog, a una contra de la Vanguardia que leí y a una charla que vino a dar a mi clase el gran Jorge Mira, decidí que quería hacer las prácticas en una empresa nueva de social media que estaba cerca de casa, llamada Cink Shaking Business.

Ahora a este tipo de empresas les llaman Startups.

Me presenté en persona con el Currículum y me cogieron en seguida.

Por suerte, en aquel entonces no se maltrataba a los becarios como hoy en día y a pesar de trabajar a jornada completa, el sueldo no estaba nada mal.

equipo de cink

con el equipo de Cink

Ahí es cuando empecé a adentrarme un poco más en serio en todo este mundo de Internet y del marketing online.

Para que te hagas una idea, antes de empezar me obligaron a abrirme una cuenta de Gmail -utilizaba Hotmail- y otra de Twitter y de LinkedIn, dos redes sociales que no utilizaba ni el tato y me enseñaron a ser un buen Community Manager de cuentas de grandes empresas.

Después, pasé gran parte de esos tres meses recogiendo datos en Internet y pasándolos a hojas de Excel para hacer un estudio a nivel nacional, financiado por el Ministerio de Industria, con el objetivo de saber cómo utilizaban las redes sociales las PYMES en España.

logo cinkEl trabajo en sí de recogida de datos era un auténtico coñazo, pero ya me lo estaba pasando bien por el mero hecho de haber dejado de ir a clase y compartir zona de trabajo con personas más experimentadas.

Trabajé como un loco, dejándome los ojos cada día delante del ordenador y dando lo mejor de mí. 

Me sentía bien profesionalmente hablando. Aún no tenía nada claro lo que quería hacer con mi vida, pero, al menos, estaba aprendiendo a marchas forzadas.  

Oportunidad caída del cielo

A todo ésto, hacía ya un tiempo que me había registrado en una comunidad online que habían fundado dos socios y que ofrecía educación financiera. No diré el nombre ahora, luego verás por qué.

logo de empresaEra famosilla y había muchas personas registradas y actividad en los foros, ya que daba la casualidad que uno de los fundadores también era presentador de televisión en un programa de la cadena Cuatro.

Se impartían clases online -webinars- cada semana, a los que podías asistir de forma gratuita si te registrabas unos días antes. Allí podías aprender sobre la bolsa, los negocios con inmuebles, técnicas de negociación y todo tipo de inversiones de lo más variopintas.

Lo estaban petando en Internet.

Yo también estaba metido en un grupo de la universidad con 3 compañeros más y, entre otras cosas, nos dedicábamos a convencer a personas conocidas para que viniesen a dar charlas delante de los alumnos.

Conseguimos que viniera Josef Ajram por ejemplo, que estaba entonces en su propia cresta de la ola con Where is The Limit.

Y otro día se nos ocurrió invitar a estos dos emprendedores, los fundadores de la comunidad financiera online.

Estuve charlando con ellos un ratito antes de empezar y les comenté que estaba haciendo prácticas en una empresa de redes sociales:

– Ésto de las redes sociales es muy interesante. Creo que es el futuro, va a ser el próximo boom y donde tenemos que centrar nuestros esfuerzos.

– Sí, las empresas que no entren ya mismo en ellas se van a quedar atrás.

– Oye, pues estamos buscando a alguien para que nos ayude con este tema. ¿A ti que te parecería?

– ¿A mí? Joder… -se me escapó de la sorpresa- llevo siguiéndoos desde hace más de un año. Sería un sueño hecho realidad trabajar con vosotros. Además, acabo las prácticas en Cink el mes que viene.

– Perfecto, pues concertamos una entrevista por Skype y si ambos coincidimos en las condiciones estás dentro.

Y así fue.

Quedamos por Skype, ya que uno trabajaba en Madrid y el otro en Sabadell y, sin comerlo ni beberlo, ya tenía una propuesta de trabajo que me encantaba. 

Me encargaría de las redes sociales, de moderar la comunidad online, de proponer acciones de mejora constantes y de ayudar en todo lo que pudiese y se me dijera, ya que eran solo 6 personas en la empresa trabajando en esos momentos más un freelance. 

¿Lo mejor de todo?

Que cobraría lo mismo que en Cink pero trabajaría desde casa. No había oficinas. No había horarios. Era una empresa 100% deslocalizada. 

Y así, recién cumplidos los 23, con un veranito por delante y otro año entero de universidad después para recuperar todo tipo de asignaturas suspendidas, empecé en serio mi incursión en el mundo profesional.

Un año de ensueño

Según lo que habíamos acordado, estaría de prueba tres meses y, si estaban contentos conmigo, la cosa se alargaría ya indefinidamente.

Supe manejar mi tiempo trabajando desde casa y lo dí todo, ayudado por unos compañeros de trabajo que eran grandísimas personas.

equipo de personas

con el grandísimo equipo, yo soy el más jovencillo

Estaba siempre disponible para responder cualquier mail o llamada al momento gracias a la Blackberry que tenía y me entregué al 100% a realizar el trabajo correctamente para aquella gente que me daba esa oportunidad laboral tan bonita.

Así que no fue de extrañar que a los tres meses me dijeran que estaban encantados conmigo, me dejaran escoger un nombre para mi cargo y me subieran el sueldo a un nivel que no habría creído antes posible para alguien que aún estaba en la universidad. 

¡Normalmente para ganar ese dinero tenía que tener una antigüedad de por lo menos 3 años en cualquier empresa!

Y encima podía asistir a mis clases de la uni, trabajar desde casa y levantarme a la hora que me diera la gana.

logo de tradingAhora, además, ya no me encargaba solo del portal de educación financiera, sino también del marketing online de otra empresa paralela, en la que se impartían cursos para formar a futuros traders. Es decir, operadores de bolsa intradía.

Casi todos ellos personas normales que se sentían atrapadas en sus trabajos y que buscaban en la bolsa un escape, una manera de ganar dinero desde casa con el ordenador, sin jefes ni horarios.

Algo que tiene una gran similitud con lo que yo he hecho estos años tratando de montar pequeños negocios online. 

La verdad es que entonces me sentía lleno y realizado.

acabando una maraton

emocionado al acabar la maratón

Por fin podía hacer realidad muchos de los objetivos económicos que tenía. No me independicé para poder ahorrar mientras tanto y así me compré una moto grande y un nuevo portátil, me saqué el carnet de coche, hice varios viajes por Europa… y aproveché para completar mi primera maratón en Barcelona.

La verdad es que entonces era una vida de pocas responsabilidades y pocas preocupaciones, quizá por ser aún tan joven y haber tenido la gran suerte de haber nacido en una familia que nunca había sufrido penurias económicas. 

A la vez y progresivamente, sufrí por entonces lo que muchos llaman el ‘despertar de la conciencia‘.

Me dí cuenta por primera vez -no de palabra, sino realmente sintiéndolo- de lo que significa existir y estar vivo y que un día ya no quedará nada de mi en este planeta.

Fue algo realmente fascinante y de lo que aún doy gracias, algo que me cambió completamente la percepción de la vida. Los que lo han vivido sabrán a que me refiero.

En la empresa, en pocos meses todo se estaba precipitando.

Algunos de los alumnos más veteranos de los cursos de trading, aquellos que llevaban ya uno o dos años, empezaban a quejarse.

Esas quejas venían porque no se les daba lo que se les había prometido.

Muchos de ellos habían gastado un dineral y aún no veían resultados. El cansancio emocional y la desconfianza empezaban a aflorar…

¿Habían sido engañados? ¿Cuánto tiempo tendrían que seguir hasta conseguir la ansiada libertad financiera que les permitiera dejar sus trabajos y ganar dinero con sus gráficos en la pantalla del portátil?

Podría extenderme con un libro entero explicando lo que pasó, porque fue algo digno de película (¡con motín incluído!), pero hoy no lo haré. Quizá en un futuro, más adelante.

El caso es que descubrí que jamás me dedicaría a la bolsa ni volvería a mirar un gráfico de esos, algo que me había interesado durante varios años.

Y también pasó que me despidieron.

Fue un golpe duro, pero me lo tomé bastante bien.

La mala gestión y el caos reinante hizo que no les quedara dinero para pagar muchos sueldos y ahí nos quedamos.

Así que me vi con 24 años y la carrera universitaria por fin acabada, suficiente dinero ahorrado, sin trabajo y sin novia y con un verano por delante para pensar qué quería hacer con mi vida a continuación. 

Tirándome a la piscina

Había tenido la grandísima suerte de tener un coach en mi último año de universidad. 

No era nada extraño, simplemente era una grandísima persona que, a lo largo de varias sesiones, me ayudaba a darme cuenta de lo que quería en la vida y a organizarme, poniéndome unos objetivos y haciendo un plan concreto para cumplirlos.

Y lo que ocurrió es que a lo largo de ese año había cumplido todos los objetivos menos dos de ellos, los dos que eran un poco más desmedidos y propios de mi visión tan soñadora de la vida:

  • Aprender más inglés para poder hablarlo con fluidez
  • Acabar la carrera de ADE
  • Conseguir unas buenas prácticas en empresa
  • Dar la vuelta al mundo
  • Empezar mi propio negocio por Internet

Pensé que aún era pronto para montar un negocio. No tenía ni idea de cómo empezar ni un proyecto que me hiciera especial ilusión.

Tampoco me agradaba el pensamiento de tener que empezar a buscar otro trabajo y verme obligado a ir a una oficina y cobrar menos de lo que había cobrado durante este año.

No way.

Así que me planteé seriamente lo del viaje.

¿Por qué no hacerlo ahora? Quizá más adelante nunca encontraría otro momento tan propicio… Parecía que las estrellas se hubieran alineado y me hubieran dejado sin responsabilidades para poder llevarlo a cabo.

Así que me puse a mirar vuelos hacia todas partes del mundo, principalmente las zonas más baratas. 

No tenía tanto dinero ahorrado como para irme sin ninguna preocupación, pero me daba igual. Pensé que ya encontraría trabajo en algún sitio si hacía falta.

Cuando la necesidad aprieta me espabilo rápido.

Al final, me quedé con dos opciones: Sudamérica o el Sudeste Asiático.

Me decanté por esta última zona porque el vuelo era más barato y porque allí podría mejorar mi inglés aún más. Al principio pensé en ir a la India, pero como era mi primer viaje en solitario a mi padre le parecía un poco arriesgado; así que finalmente escogí  a boleo Kuala Lumpur, la capital de Malasia.

mapa de malasia

Estaba en medio de todo. Desde allí podría ir hacia el norte o hacia el sur, en ambas direcciones había países muy interesantes que visitar.

Compré el vuelo para un 15 de Octubre y decidí hacer público mi viaje en el blog, con la idea de ir escribiendo allí todo lo que me ocurriera durante el mismo.

Aún me quedaba un mes para poner todo en orden y despedirme de la gente.

Mi idea era irme sin destino, a la completa aventura y a ver qué ocurría.

Quería poner a prueba esa profunda confianza que tenía en la vida. Una confianza que me decía que todo estaba bien, que no podía pasarme nada malo si iba con la mentalidad adecuada y dejando atrás mis miedos o dudas.

Esa confianza me decía que si estamos vivos es por algo, no es fruto de la casualidad.

Que hay algo que nos sustenta y nos protege y que, cuando uno se abre a experimentar la vida con todas sus consecuencias, todo tipo de experiencias maravillosas se abren como camino.

Y así, feliz de estar haciendo realidad un sueño increíble, llegué al aeropuerto de Barcelona esa mañana de Octubre, con una gran mochila a mis espaldas.

A partir de ese momento me sentí un viajero.

//Lee a continuación la segunda parte: Viajar y ganar dinero. Te sugiero también que te apuntes a la lista de correo para recibirlos directamente en tu bandeja de entrada (si estás leyendo desde el móvil lo encontrarás más abajo y si es desde el ordenador el widget está aquí a la derecha –>)

50 Comments

  1. Es un placer volver a leerte Pablo, después de unas cuantas semanas sin noticias tuyas! 🙂 Te quería comentar, que este post ha sido realmente especial para mi, me siento profundamente identificado con tu forma de entender las cosas. Tengo 22 años, estudio ADE como hiciste tu, y a mi también me invaden (diariamente) las mismas sensaciones que comentas en tu época de estudiante: “saber de alguna manera que tu destino no va en esa dirección” ya que no siento deseos verdaderos de formarme allí para llegar a un trabajo convencional”, “que tu presencia allí es meramente algo temporal (aprobar exámenes)”, es como si te pusieras en modo automático, esperando a que eso termine porque es “lo que tiene que ser”, mientras que al mismo tiempo tratas de desarrollar tus verdaderos intereses. Yo pienso que tenemos que canalizar nuestros potenciales, ideas, etc, y ponerlas al servicio de los demás mientras te autorrealizas con algo que verdaderamente te apasione, para mi esa es la esencia, y no conformarte con “lo establecido”. Me ocurre algo muy curioso, cuando intento con otras personas del mismo circulo que yo hablar sobre estos temas, siempre me responden: “no se entonces de que vas a vivir”, “estas en una burbuja, no te creas nada de lo que dices”, “estas perdido si a estas alturas no sabes que hacer” y cosas de este estilo. Entonces es cuando, conociendo a personas como tú, aunque sea a través de las palabras leyendo delante de una pantalla y no físicamente jajaja es cuando realmente siento la seguridad y confianza de que es posible construir tu propio camino. Hace unos meses regresé de un Erasmus en Bratislava (la mejor experiencia de mi vida, sin duda) y mi forma de entender todo cambió, me desperté, creo que ha sido la primera vez en mi vida que he tenido esa especie de “revelación espiritual” que te hace comprender todo en un momento. Llegue a la conclusión de que: quería viajar ilimitadamente y a mi elección, conocer gente, empaparme de otras culturas, de sus pensamientos y de su forma de entender la vida, de permitir que formen parte de ti sin barreras ni prejuicios, de aprender lo máximo posible de ti mismo a través de comprenderles con nuestra convivencia, y a la vez influir en sus vidas. Por otro lado decir que, me encanta emprender creo que reúne estas mismas características que anteriormente cito con respecto a viajar (conocerse a uno mismo) pero en un ámbito mas enfocado a lo profesional y estoy seguro de que emprender será una de las bases, en las que tendré que apoyarme para lograr la libertad financiera y personal que tanto persigo para cumplir con mis metas, aunque siendo sinceros en este punto sigo aún perdido… no sé que proyectos iniciar, ¿quizás abrir un blog? jajaja. Para finalizar, me disculpo por mi extensión, estoy seguro de que estas muy ocupado con tus cientos de proyectos como para detenerte a leer frases y frases mías jajaja pero sinceramente, has contribuido a ser una fuente de inspiración para mi. Un saludo!! 🙂

    Reply
    • Gracias por tu comentario Ivan! Me ha hecho mucha ilusión. Por supuesto tengo tiempo para compartir mi parecer con personas como tu que gastan algo del suyo para leerme y dejarme un comentario… ¿Sino para que sirve el blog? jajaja.

      Tal y como lo cuentas tu vida es muy parecida a la mía, jejeje. Es normal sentirse perdido casi todo el tiempo, así que por eso no te preocupes. Es el pan de cada día. Lo que sí que te recomiendo es que empieces algún proyecto pequeño (sin dejar la universidad de momento) y si puede ser por Internet, ya que es el medio que te permitirá en un futuro ‘deslocalizarte’ si lo haces bien. No importa la idea con la que empieces, porque seguramente las primeras veces fallarás, simplemente hazte un horario para trabajar en ello unas horas al día. Verás que hay muchísimos momentos en los que no sabes qué hacer o cómo continuar adelante, pero ese es el reto… y así es como poco a poco se aprende.

      Infórmate sobre micronichos (ya sea monetizados con adsense o afiliados), e-commerce, SEO, SEM… a ver si te atrae algo de eso.

      Cuando quieras envíame un mail a pablo[a]olondriz.com y así te respondo desde allí 🙂

      ¡Muchos ánimos y sigue adelante!

      Reply
      • ¡Muchas gracias de veras por contestar! Tu respuesta me ha hecho también mucha ilusión. Agradezco enormemente tus consejos, y puedes creerme que me sirven de motivación e impulso para ponerme manos a la obra cuanto antes, ¡se acabo el postergar! jajaja estoy totalmente convencido de que acabamos de colocar la primera piedra a grandes cosas que están por venir. Y ya sabes, ¡por aquí me tendrás leyéndote en futuros posts! 🙂

        Reply
  2. GRACIAS por compartir tu historia completa con nosotros, últimamente la gente solo muestra la parte bonita de emprender en internet pero es bueno conocer las dos caras de la moneda, aprender de los fracasos y disfrutar de los éxitos 🙂

    Reply
  3. Genial tener tus palabras de vuelta Pablo, no sabes cuánto me alegro que hayas recuperado las ganas de escribir y puedas aportar de nuevo tus conocimientos a todos nosotros.
    Un abrazo!!!

    Reply
  4. grande Pablo! una suerte volver a leer tus historias! Vuelvo a Barna yo! Espero que quedemos algun dia! 1 abrazo

    Reply
  5. Un post muy interesante, has construido un relato que engancha, y sobre todo, crudo y realista. Personalmente estoy harto de esas historias de super éxito que te venden en Internet algunos…TODA carrera está repleta de altibajos, está muy bien que lo cuentes todo. Quedo a la espera de tus nuevas entregas 😉

    Reply
    • Gracias Vicenteee! 🙂 Yo también estaba harto de tanto éxito por todas partes, que simplemente es la punta del iceberg. Falta que las personas cuenten el dolor que muchas veces supone llegar hasta allí, ya que es lo más interesante y de lo que se aprende. Un gran abrazo!

      Reply
  6. Pues yo fuí uno de los afectados por esa “empresa” dedicada presuntamente a formar traders…y aún me duele la de miles de euros que pagué para no aprender absolutamente nada…y me duele el tiempo perdido y un montón de cosas más…pero bueno, hay que seguir…sin rencor y asumiendo que a veces el buen márketing nos ciega los ojos…
    No por ello he dejado de mirar gráficos, sino de tratar de ver las cosas de otro modo, de descubrir mi forma de operar, mi filosofía respecto al trading y las inversiones: caerse,levantarse…y ahora ya puedo decir no solamente que he logrado la consistencia, sino tb ser yo el creador de mi propia web http://www.diezmilhorasdetrading.es y no solamente sigo operando día tras días, sino que ayudo y formo a otras personas (a precios infinitamente más bajos, je…)…la vida y el mundo son un pañuelo, la verdad…quien lo iba a decir.
    Hay sueños que si se persiguen se pueden conseguir, y otros de los que mejor despertarse a tiempo antes de que se conviertan en pesadillas…
    Un placer leerte, espero las siguientes entregas, saludos, gracias y suerte.
    @gonzalogermj

    Reply
    • Uau! Qué historia más interesante la tuya Gonzalo… me alegro que esa “inversión” por llamarlo de alguna manera te diera al menos la fuerza para montar luego tu web (muy interesante el apartado ser o no ser) y enseñar a otros a hacer lo mismo de verdad, sin engaños y que pudieras llegar finalmente a la consistencia.

      Un placer tenerte por aquí. Un saludo! 🙂

      Reply
      • Gracias Pablo! Tengo tb un libro o dos para escribir: una tragicomedia pero en la que al final,herido y casi arruinado, me resigné a darme una úlitma oportunidad, a entender que las cosas se podían hacer de otro modo, y a darme la ocasión de (formándome ya casi sólo por mi cuenta) hacerlo bien esta vez…Me prometí tb que si lo lograba, en vez de “vengarme” y abusar o engañar a los demás, intentaría durante un tiempo compartir mi sistema, enseñar cómo lo logré, al precio más bajo posible,para tratar de ayudar y de abrir los ojos a mucha gente…El camino ha sido largo y duro,si…Parte de mi culebrón está dónde tú dices, en el apartado http://www.diezmilhorasdetrading.es/ser-o-no-ser/ de mi web, aunque para llegar hasta ahí haya habido que dar unos cuantos buenos puñetazos en la mesa, obligarse a reiniciarse y ver las cosas desde otra perspectiva…con humildad, pero con realismo y disciplina…
        Gracias por pasarte por mi web, un placer seguir leyéndote y estoy seguro que alguna vez compartiremos una interesante conversación…
        Saludos, gracias y suerte,
        @gonzalogermj

        Reply
        • Jejeje, si acabas escribiendo ese libro avísame que seré uno de los primeros en leerlo! 🙂
          Espero que sí que coincidamos algún día y me puedas contar esa historia tan interesante de primera mano.
          Un saludo Gonzalo

          Reply
          • El libro ya está escrito en más de un 80%…pero como cada día añado más cosas, solamente falta detenerme para terminarlo y poder poner con letras grandes un “happy end” en grande…y prometo desde aquí regalártelo cuando tenga ese rato y terminarlo…
            Y además, tenemos amigos comunes (prefiero no comentarlo por aquí),pero como puse tb en Twitter,el mundo es un pañuelo…y es bueno q no dejé de sorprendernos…
            Saludos de nuevo y suerte
            @gonzalogermj

  7. ¡Que pena Pablo! que participases en ese engaño que fué Tradersinternational-hoy tradingdefuturos.com-. Nunca pensé que el que se escondía detrás del facebook de TI como una persona ejemplar para el equipo de formación ,respondiendo desinteresadamente las dudas que “incautos” -como yó hacíamos en las jornadas de presentación del curso y cuya única finalidad era engañar. Cambiaste tu dignidad por un plato de lentejas, para que otros – Vicens Castellanos (WC), Pablo Haro(el frutero),el Gonzalito (la voz de su amo) etc- se enriqueciesen a costa de incautos que entregaban 4.500 € por un sistema que ellos mismos sabían que no valía para nada -y del que mes si y mes también presentaban nueva versión- a pesar de las quejas de los mas veteranos. Alvaro fué la única persona íntegra que mereció la pena conocer. ¡Tú mismo! pero desde entonces tu credibilidad es 0. Seguramente harás como TI y vetarás mi comentario, pero es la pura realidad, aquella que a algunos les avergüenza confesar a pesar de ser suya. No todo es contar los parabienes, amigo Pablo. Hiciste daño a mucha gente.Saludos

    Reply
    • Hola Juan!
      Por supuesto no voy a vetar tu comentario, solo faltaría. No me avergüenzo de nada.
      Puedes mirarlo desde el punto de vista que quieras y creerte mis palabras o no. No me importa, es algo que forma parte del pasado: solo te diré que ni yo mismo sabía lo que se hacía allí dentro.
      Un saludo!

      Reply
  8. Vaya! Bastante interesante tu post y creo que muchos de los que vivimos de internet nos sentimos bastante identificados. Yo pasé por “LEDI” y me temía que algo así estaban montando, a pesar de que VC me parece un gran profesional y creo que aportaba bastante valor con muchos de sus videos. Pero en el tema trading creo que hay mucho vendehumos, y de hecho nombras al paradigma de los que hablan de trading sin tener mucha idea ^^
    Voy a ver si encuentro alguna entrada donde cuentes mejor esta experiencia 😉
    Gracias por tu sinceridad!

    Reply
    • Gracias! Sí, LEDI fue algo extraño… para mí una experiencia interesante, la verdad, pero entiendo que visto desde otras perspectivas pudiera no serlo tanto.

      Me parece que ésta es la única entrada que he escrito al respecto, jejeje. Pronto escribiré más sobre el tema de vivir de Internet.

      Un abrazo!

      Reply
  9. Muy interesante Pablo, supiste encontrar el momento ideal para hacer tu viaje. Yo no supe verlo a tiempo pero ya tengo un plan para poder realizarlo en cosa de un añito y poco. Te sigo leyendo 😉

    Reply
      • Exactamente, con mi blog estoy intentando arrancar y empezar a generar la manera de poder sobrevivir de viaje mientras trabajo. Si puedo llevar cosas atadas y avanzadas desde el blog me tendré que preocupar menos y disfrutar más del viaje 😛 Ese es mi plan, espero cumplirlo.
        El placer de leerte es mío amigo 😉 Nos vamos leyendo/escribiendo 😀 Un saludo y sigue así !!

        Reply
  10. La verdad te felicito, me gusta como relataste está mitad de la Historia, la vida es una y como sea hay que vivirla, arriesgarse para ser feliz sin cosas que saco En conclusion, seguí así, un abrazo desde Argentina ^_^

    Reply

Leave a Comment.

2 × 3 =