Todos sufrimos

Si ostias ya lo sé. Que parece que todo el mundo tenga una vida ideal menos tú.

Tú tienes problemas cada dos por tres. De hecho, cuando solucionas uno aparece otro automáticamente. Los malabarismos que haces con ellos son impresionantes, dignos de un circo.

Y ahí todo el resto del mundo con sus vidas increíbles.

Sino mira que vídeo ha puesto éste en Instagram, en una playa paradisíaca en Indonesia, dice que lleva 6 meses de viaje. Joder, eso si que es disfrutar y vivir a tope. Qué envidia.

tipo en una playa de indonesia

pudimos conseguir la foto del susodicho, se lo está pasando teta

O mira qué foto ha puesto ésta en Facebook del día de su boda, en una masía espectacular. No podía ser más perfecto. Se le ve feliz, sino mira su sonrisa y lo que transmiten sus ojos. Y qué cantidad de invitados, madre mía.

pareja feliz recien casada

y comieron perdices, sí señor

Y mira este otro, que está orgulloso de la startup que ha montado y que no para de decirnos en el grupo de Whatsapp todos los hitos que va consiguiendo su empresa. Qué pasada. Cómo molaría trabajar para uno mismo, ¿eh?

emprendedor novato

¿Ounait? ¿Pero que nombre es ese?

Y el otro es el colmo… el que conociste un día en aquella fiesta. Sus padres son ultra ricos y no hace nada con su vida más que pasarlo bien. ¡Y encima ahora se ha comprado un Ferrari! Ahí lo tienes en Twitter con su coche nuevo.

niño rico con Ferrari

por si no se distingue bien, es un Testarossa

Y tu aquí… Con tu vida de siempre. Continuar leyendo

Así será el futuro de la educación… ¡y el futuro de todo!

//Si no sabes qué cojones hace el [#RAP] ahí en el título y te ha picado la curiosidad, explico qué significa en este otro post//

Hace un par de semanas estuve en Berlín.

Fui para ver a un amigo que vive allí, para experimentar qué era el Berlín más underground y sus “catedrales del Techno“, como allí les llaman. Quizá pronto escriba sobre eso también.

Como me gusta viajar sin planes para ver qué pasa, los primeros días me quedé solo visitando la ciudad. El primer día fue bien, ya que hacía solete y me fui a las afueras, al campo de concentración de Sachenhausen. Nunca había estado en ninguno y la sensación fue espectacular.

Después pasé la tarde visitando partes del muro y paseando y leyendo tranquilamente.

El problema vino al segundo día. Empezó a llover a saco y llegó la hora de irme de la casa de Airbnb en la que estaba alojado porque cambiaba de barrio, así que cargando con la mochila y el paraguas pensé que lo mejor sería ir visitando museos, ya que aparte de estar cubiertos tienen taquillas y puedes dejar todos los trastos ahí.

Los museos en esta ciudad no tienen desperdicio, entre la etapa nazi y la división posterior de la ciudad con el muro la verdad es que tienen una historia alucinante que contar. Sin embargo, cuando mi cabeza se saturó al cabo de unas cuantas horas decidí cambiar de aires y, de casualidad, vi un cartel que ponía algo así como “museo interactivo de los videojuegos” en alemán. Ya no me acuerdo ni como se llamaba.

realidad virtual y aumentada

El museo propiamente dicho era una mierda, había un par de juegos realmente curiosos como uno que se controlaba con la mirada, pero por lo demás… poca cosa.

Me disponía a salir ya del local cuando el tipo de la entrada me paró.

-Hey, do you want to try the new Oculus Rift? Continuar leyendo

[#RAP] o la reflexión absurda de Pablo

El otro día un gran amigo me comentó que las dos últimas entradas que había escrito en el blog (la de no saber qué estamos haciendo aquí y la de ser enamoradizo) no tenían nada que ver con la línea que estaba llevando hasta el momento.

Me dijo que él creía que mi “tipo de lector” era uno específico que estaba acostumbrado a leer sobre mi carrera profesional, -por llamarlo de alguna manera- sobre viajes, emprendimiento y trabajo en el mundo online y que añadiendo reflexiones random por allí enmedio les descolocaría y no ayudaría a crear una coherencia en mi marca personal.

El tema es que nunca he escrito aquí ni en mis libros para “conseguir una audiencia”, ni para “monetizar” nada (el blog no da ni un euro y los libros de media darán unos 20€ al mes) y ni siquiera se me había pasado por la cabeza algo así.

Siempre escribo cuando me apetece y de lo que me apetece, ya que este no es mi trabajo ni mi sustento de vida, ni quiero que lo sea. Y tampoco pienso en mi “tipo de lector”, ya que no me dirijo a ningún nicho en concreto, sino que escribo para expresar lo que llevo dentro. Continuar leyendo

¿Ser o no ser un enamoradizo?

Duele. Es un dolor constante.

Sientes como tu corazón está roto de repente. Lo han cogido, le han disparado cientos de veces seguidas y, por mucho que buscas en el suelo, no puedes encontrar -ni mucho menos recomponer- todos los trozos que lo formaban.

¡Joder! ¡Ahora me falta la parte que conecta con las arterias! ¿Dónde coño está?

El caso es que ya hace tiempo que perdiste la cuenta de los trozos que faltan.

Además, algunos son tan pequeños que se han ido por siempre jamás. Sabes que nunca los volverás a encontrar por mucho que los busques; se los quedaron otras personas y se los llevaron consigo.

O te los dejaste en lugares y momentos lejanos que ya no están a tu alcance.

-Esque eres un enamoradizo. -Te dicen, riendo por lo bajito, como si fuera un defecto tuyo de fábrica que tienes que arreglar algún día.

-Joder, ya lo sé, pero no puedo evitarlo.

Pero no es que simplemente no puedas evitarlo. Es que tampoco QUIERES evitarlo.

sigue siendo un enamoradizo Continuar leyendo

No sabes que estás haciendo aquí en esta vida

Ni tu ni yo ni nadie…

Todos estamos vivos y no sabemos el por qué. No sabemos qué estamos haciendo aquí. No sabemos qué es ésto.

No sabemos por qué nacimos en ese año concreto, con esa familia, en ese sitio y con este cuerpo. No sabemos si estamos viviendo nuestra vida bien o mal. No sabemos la repercusión de nuestras acciones en el futuro.

Y no sabemos qué pasará el día en que, de una manera u otra, acabemos muriendo.

Ese día ya está marcado en un calendario, ese día existirá dentro de un tiempo. Es un día en el que tu te despertarás como cualquier otro desde que naciste… pero no llegarás a completarlo.

¿Ya has empezado a sentir cierta ansiedad? Espera, espera… sigue leyendo. Partimos de la base de que no tengo ni idea de lo que estoy hablando y no soy un científico ni nada parecido, simplemente escribo aquí pensamientos que tengo de vez en cuando y que me hace gracia compartir en el blog.

Y cuando eso ocurra, cuando mueras, estarás en otro sitio. Y cuando digo sitio me refiero no en un sitio físico, sino otro estado.

Quizá te reencarnes en otra persona, en otro tiempo, como en la historia del huevo.

reencarnacion

Quizá incluso te reencarnes en otra cosa que no sea humana, en otro universo diferente que el que conocemos.

reencarnacion en otra cosa Continuar leyendo