Cómo (y por qué) invertir en criptomonedas

ÍNDICE


Sí, yo también he invertido en jodidos Bitcoins.

Los descubrí en 2013, puse algo de pasta y gracias a eso me he comprado un piso, un coche y puedo viajar por el mundo sin preocupaciones.

Y en este artículo te enseñaré a hacer lo mismo.

Nah, ya me gustaría. La mitad de lo que he escrito es broma.

La otra mitad no.

Es cierto que descubrí el Bitcoin cuando me fui a viajar por Asia, por ahí en el 2013, pero entonces, a pesar de que me interesó muchísimo el concepto y el espíritu que había detrás de la idea, no invertí nada porque no tenía casi ni para pagar el alquiler. Volví a casa con prácticamente cero euros.

comprar bitcoin meme

A pesar de que alguna vez aparecía en alguna conversación, luego empecé a montar negocios online y me olvidé de la moneda durante unos años.

Este verano pasado la cosa cambió.

No recuerdo cuál fue el detonante, quizá algún artículo en Internet, pero volví a abrir mi cuenta en Coinbase (la web de moda para comprar criptomonedas) y acabé ese registro que dejé a medias 4 años antes.

Transferí 15€ para probar y los invertí en Bitcoin.

En ese instante no me di cuenta, pero algo dentro de mi cabeza cambió para siempre.

A pesar de que el tema de las inversiones siempre me ha interesado, siempre pensé que esto de invertir era exclusivo de las personas a las que les sobraba el dinero.

Yo todo mi dinero me lo gastaba en cosas que realmente me apasionaban: viajar por el mundo y emprender, básicamente.

Ambos suelen ser caprichos caros, sobretodo el segundo.

Pensé que una vez tuviese un negocio bien montado que me diera dinero de forma recurrente cada mes ya entonces me dedicaría a aprender a invertir ese sobrante.

Pero hasta entonces nada. Ser inversor no es ninguna tontería. Uno necesita(ba) un buen capital inicial, bastante tiempo y muchos conocimientos si quiere tener rentabilidades positivas y no perder su dinero.

Todas mis energías estos últimos años tenían que estar dedicadas a saber emprender de forma correcta, ya que esa es mi pasión profesional y mi forma de ser libre, así que no tenía tiempo para jugar a ser inversor. Aún no.

Pero como digo, con esos primeros 15€ todo cambió.

bitcoin ethereum dollarSentí que por fin podía invertir cantidades pequeñas en algo que me gustaba de verdad y empecé a ver mi dinero subir y bajar diariamente y semanalmente, lo cual provocaba nuevas emociones en mí.

En muy poco tiempo me vi completamente absorto en esta industria, leyendo cada día noticias y artículos nuevos, al principio sin entender ni la mitad de las palabras que aparecían en ellos.

Fue como si un nuevo mundo profesional se abriera delante de mis ojos de un día para otro.

Cuanto más me informaba más me apasionaba y siempre que tenía algo de dinero sobrante, aunque fuesen 20€, lo invertía en Bitcoin, Ethereum o Litecoin.

De hecho, fue esta segunda, Ethereum, la que más me llamó la atención.

Coincidió con que mi socio en Snail Music dejó de trabajar, así que yo también bajé un poco el ritmo en ese proyecto. Y en seguida, para ocupar mi tiempo abrí una nueva web, llamada miEthereum. Simplemente como lugar de información en español, poniendo todo mi conocimiento sobre SEO para posicionarla pero sin ningún tipo de modelo de negocio en un principio ni expectativas mas que realizar el mejor trabajo posible.

El tener esta web me obligó a zambullirme no sólo en la parte entretenida sino también en los oscuros aspectos técnicos de las criptomonedas y la tecnología que las hace realidad: la blockchain.

Aquí no voy a explicar muy en detalle el por qué me parece una tecnología fascinante, por qué creo que tiene la posibilidad de sacudir hasta los cimientos económicos de nuestras sociedades o por qué puede mejorar la calidad de vida de muchísimas personas en el mundo.

Eso queda para tu propia investigación si te interesa el tema y cada uno tiene su opinión igual de válida.

Lo que sí voy a explicar es mi propio framework para invertir en criptomonedas. Es decir, la estrategia que yo utilizo para poner pasta.

¿Y por qué?

Porque…

Invertir mola

Solo por eso.

Invertir te permite cambiar la forma en la que ves y te relacionas con el dinero.

Y me parece a mí, por lo que veo en mi propia vida, que muchas personas necesitamos mejorar nuestra relación con el dinero. He conocido a algunos que no tienen prácticamente nada, otros de clase media e incluso tengo amigos millonarios, pero no he conocido a ninguno que, en el fondo, se sienta completamente satisfecho con su situación monetaria (me incluyo).

Unos estarían cómodos con un poquitín más, otros sienten frustración por no tener lo mismo que sus colegas, otros sienten envidia y otros tienen puro pánico a perderlo o que se lo roben.

Y también están aquellos que se sienten genial porque están ganando cada vez más pero que, si pudiesen, no trabajarían tantas horas al día.

O dejarían a sus jefes y compañeros de trabajo ahí plantaditos.

Y ya no te digo si llegan impuestos, gastos inesperados o multas.

Hemos enlazado el concepto del dinero con el del tiempo, el trabajo y las emociones de manera tan profunda que lo hemos convertido en una maraña negra confusa e indescifrable con la que hacemos malabares en nuestra cabeza.

Para colmo no nos suelen educar financieramente en el colegio o en casa cuando somos pequeños y el resultado es que la mayoría de personas vive al día, gastando todo lo que gana cada mes, prácticamente sin poder ahorrar nada y con un buen saco de deudas a la espalda.

¿Te suena de algo?

Nuestra gestión monetaria suele ser un desastre.

Todo el mundo utiliza el dinero pero parece que ya nadie sabe lo que realmente es.

Yo tampoco sé que es exactamente. Sí, si quieres ahora te saco el libro que estoy leyendo y te digo que “es un medio de intercambio y de reserva de valor, que se empezó a utilizar en bla bla bla que funciona tal tal tal…” y demás chorradas varias.

Pero el caso es que eso es una definición racional y, nos guste o no, el dinero tiene una energía comparable en potencia a la del amor ya que mueve y define el mundo cada día. Va mucho mas allá de la racionalidad.

Lo que sí sé seguro es que cuanto más dinero tenga, mejor.

Sí, lo que has leído.

Simplemente porque me proporciona la libertad de hacer lo que yo quiera cada día con mi tiempo, sea lo que sea.

Solo por eso.

No estoy contemplando aquí ningún supuesto futuro tipo: “Así que si tuvieras 200 millones de euros en la cuenta del banco, ¿aun seguirías queríendo más?” o “¿Y te quedarías con el dinero ahí quieto sin ayudar a otras personas?” y tonterías de este estilo.

Esa no es mi situación actual y por tanto no tengo ni que pensar en ella.

Quedémonos en el presente.

Así que, partiendo de las creencias:

  1. Todo lo que me ayude a mejorar mi gestión o relación con el dinero está bien.
  2. Perfiero tener cuanto más dinero, mejor.

El hecho de invertir es bueno para mi vida, pues su finalidad es el punto número 2 (incrementar mi capital) y, de paso, también me ayuda con el número 1. Y si encima ese dinero que invierto ayuda a hacer crecer el proyecto en el que he invertido y que me gusta ya no te digo. Canela fina.

Salgamos de este embrollo oscuro para ir a la parte práctica, a la luz.

Y antes de empezar explicaré que, por supuesto, invertir siempre es un riesgo. Yo no tengo ni idea de si estas criptomonedas bajarán o subirán, no tengo ni idea si todo el tiempo que estoy dedicándoles se verá recompensado económicamente, no tengo ni idea de si me harán ganar mucho dinero o de si toda mi inversión acabará algún día en un cero.

Absolutamente todo podría pasar.

Es cierto que las rentabilidades son un espectáculo en su gran mayoría y que hay mucha gente ganando mucho dinero, pero también es cierto que todo lo que sube acaba bajando y que en el mundo de las criptomonedas hay de todo, como en todas partes.

Y también es cierto que, al menos para mí y algunos otros, invertir en Bitcoin es la manera de apoyar unas creencias y un estilo de vida concretos.

¿Pero qué cojones es el Bitcoin en realidad?

El Bitcoin, últimamente tan reluciente y bonico, viene de los suburbios de Internet, del hacking, la criptografía, la programación, el open source y el ciberpunk. De marginados sociales e idealistas. De personas libres de espíritu.

Tiene una buena base.

Su tecnología aporta claridad y transparencia a la contabilidad al hacerla automáticamente auditable por cualquier parte externa, aporta inmediatez a las transacciones, facilidad de uso, el fin de la inflación controlada, privacidad y bajada progresiva de las comisiones además de una descentralización del poder de crear dinero al no ser controlado por ningún ente o gobierno en concreto sino por cientos o miles de ordenadores (llamados ‘nodos’) conectados entre sí.

Está guay este último párrafo, ¿eh?como comprar bitcoin

Si eres nuevo en este mundillo y no has entendido ni la mitad es normal, a mí me pasó lo mismo. De hecho lo más seguro es que creas que lo has entendido pero en realidad no. Porque las implicaciones que puede tener para nuestro día a día son ENORMES y no se pueden captar de una sola tirada.

Hagámoslo más fácil, desgranemos el párrafo:

Su tecnología aporta claridad y transparencia a la contabilidad al hacerla automáticamente auditable por cualquier parte externa…

Gracias a la blockchain -la tecnología que permite que el Bitcoin exista- es posible para cualquiera ver TODAS y cada una de las transacciones desde el inicio de los tiempos del Bitcoin. Mira aquí si no te lo crees. Esto es una transacción random.

Ahora imagínate la tecnología blockchain aplicada a empresas o entes gubernamentales: fuera corrupción, fuera malversación, fuera maquillar las cuentas.

aporta inmediatez a las transacciones…

Sí, lo que antes tardaba unos días o incluso semanas (si envías dinero a otros países por ejemplo mediante transferencia bancaria o Western Union) se puede hacer ahora en cuestión de minutos con las criptomonedas.

facilidad de uso…

Ya estamos empezando a ver apps en el móvil que son billeteros de criptomonedas y que permiten guardar, recibir y enviar dinero sin tener que hacer registros complicados ni dar datos personales, sin bancos detrás que las controlen.

Quizá a nosotros no nos afecta demasiado este tema, pero imagínate a una persona que vive en un país en desarrollo y que no cumple los requisitos para poder abrir una cuenta bancaria. Eso es el día a día en muchos países Africanos.

Nosotros lo damos por sentado, pero el poder guardar y transferir tranquilamente tu dinero es brutal.

el fin de la inflación controlada por bancos centrales…

Aquí estamos con el tema de siempre. ¡Nuestro dinero pierde valor por el mero hecho de que pase el tiempo! También nos parece algo normal porque siempre hemos vivido con ello, pero es increíble.

Las criptomonedas ofrecen una solución a eso: un número fijo de criptomonedas y listo. Nada de imprimir billetes cuando me apetece. Una lectura interesante al respecto.

privacidad…

Sí, hay criptomonedas que prometen total privacidad. Nadie sabe cuánto tienes ni dónde lo tienes. Nadie puede embargarte tu cuenta si tú no quieres. Aquí hay mucha tela…

bajada progresiva de las comisiones…

A medida que se desarrolle, la tecnología detrás de las criptomonedas ofrece la posibilidad de tener comisiones por transacción muy pequeñas o incluso nulas algunas veces. Aún no se ha llegado a este punto, pero está en camino.

además de una descentralización del poder de crear dinero al no ser controlado por ningún ente o gobierno en concreto sino por cientos o miles de ordenadores (llamados ‘nodos’) conectados entre sí.

Sí, las criptomonedas están hechas mediante código y son creadas por desarrolladores -programadores- pero eso no significa que ellos las controlen. Es dinero P2P (peer to peer) y por lo tanto está decentralizado, nadie en concreto lo controla sino muchas personas a la vez. Tú mismo si quieres puedes convertir tu ordenador en un ‘nodo’ de la red y formar parte de ella, manteniendo actualizada la blockchain.

Por todo este barullo y mucho más recomiendo empezar a investigar.

Y también porque ni siquiera he mencionado a los contratos inteligentes, la tokenización de activos o las organizaciones autónomas decentralizadas (DAOs), por poner varios ejemplos. Cada una de estas palabras es un mundo fascinante en sí misma e invirtiendo en criptomonedas estás invirtiendo en proyectos que intentan hacerlas realidad.

Suficiente, ahora vayamos con el framework de inversión.

Lo he dividido en:

  1. Bitcoin – La criptomoneda que conoce todo el mundo. Hoy en día hasta las abuelas y los taxistas hablan de ella.
  2. Altcoins – Así son llamados el resto de criptomonedas (hay más de 1.400 en estos momentos).
  3. Shitcoins – Leí un artículo muy bueno en Medium que daba este nombre a las criptomonedas pequeñas que poca gente conoce. Shitcoin significa literalmente “moneda de mierda” y el nombre no viene porque sean una mierda en sí, sino porque son pequeñitas en cuanto a capitalización, comparado con las otras.
  4. Microshitcoins – Sí, este es un nombre que les he dado yo a las que son ya minúsculas (en cuanto a capitalización de mercado) o que son muy muy nuevas.

Creías que solo existía el Bitcoin, ¿eh?

Pues no, desde hace varios años no paran de aparecer nuevas criptomonedas o tokens -que no son lo mismo aunque en este mundillo se parezcan- y cada vez hay más.

Y ahora veamos un cuadro interesante que me saco de la manga:

Criptomoneda Riesgo Rentabilidad Dificultad de inversión
Bitcoin Medio Media Fácil
Altcoins Alto Media-Alta Media
Shitcoins Muy Alto Alta Alta
Microshitcoins Extremo Extrema Muy Alta

Es decir, mientras que invertir en Bitcoin hoy en día es sencillo (en 10 minutos te registras y ya puedes estar comprándolo) su rentabilidad es media (si lo comparamos con otras criptomonedas, no con otras inversiones externas) y su riesgo es medio también por su alta volatilidad (aunque muchos dirán que el riesgo es alto, que todo esto es una burbuja y blablabla).

Aquí, como digo, estoy comparando criptomonedas con criptomonedas, no criptomonedas con acciones de la bolsa, fondos de inversión o plazas de parking.

Para alguien acostumbrado a invertir en pisos o en bonos del estado, acostumbrados a una rentabilidad del 3 al 5% anual (me lo invento) cualquier inversión en criptomonedas le parecerá una locura, tanto en riesgo como en rentabilidad.

Ayer mismo una criptomoneda pequeña en la que invertí había subido un 130% en 24 horas.

coge mi dinero

Y mañana podría bajar todo ese mismo porcentaje otra vez.

Una vez dicho ésto, ya puedes saber si te interesa seguir leyendo o no. Ahora ya sabes en la locura en la que andamos metidos.

Si tu también estás mal de la cabeza y te interesa, lo primero que haremos será entrar en Coinmarketcap. Ésta es la web de referencia para saber, para cada una de las monedas:

  • Su capitalización de mercado (su valor total).
  • Su precio actual.
  • Las variaciones porcentuales en el precio.
  • El volumen (dinero intercambiado en esa moneda) de las últimas 24h.
  • El suministro de la moneda (el número total de moneda disponible).

Como podemos ver, están clasificadas según su capitalización de mercado, siendo la primera de ellas el Bitcoin.

Quedémos con estos indicadores, pues nos servirán para luego distinguir unas de otras.

A partir de aquí, pasemos a la acción y veamos cómo invertir en cada uno de los cuatro tipos de “coins” mencionados anteriormente:

Invertir en Bitcoin

Invertir en Bitcoin es tan sencillo como abrir una cuenta en Coinbase, registrarse y empezar a comprar. Escribí una guía detallada para comprar Ethereum que te servirá, pues es el mismo proceso.

Prepara tu email, tu móvil, DNI y tarjeta de crédito o débito y andando.

Últimamente tardan en verificar las nuevas cuentas debido a la gran demanda que tienen, pero si insistes te la aceptarán. Sino me avisas y les pego cuatro gritos.

Invertir en Altcoins


Aumentemos el riesgo un poco.

En Coinbase ahora mismo nos dejan invertir en Ethereum y Litecoin, además de Bitcoin, así que ya hemos matado dos pájaros de un tiro. Y tienen pensado añadir más monedas a lo largo de 2018. Hay que ver que majetes son. Éstas son dos de las criptomonedas más conocidas y aquí, para hacerlo sencillo, llamaremos Altcoins a todas aquellas monedas que están en el TOP 25 de la lista de Coinmarketcap.

Repito, en realidad Altcoins son todas las criptomonedas que no son Bitcoin, pero aquí para hacerlo más sencillo las hemos subdividido con otros nombres según su riesgo de inversión.

Bien, ¿cómo invierto en estas Altcoins?

Lo más sencillo es abrir una cuenta en el exchange llamado Binance y transferir parte de nuestros Bitcoins o Ethereum comprados en Coinbase allí para poder intercambiarlos por otras altcoins.

Sí, esa es la vaina. En Binance no puedes poner tu tarjeta de crédito o cuenta bancaria y ala, sino que sólo funciona con criptomonedas. Allí no existen los euros o los dólares. Lo mejor, como digo, es transferir criptomoneda desde Coinbase.

¿Y cómo se hace eso?

Una vez abierta nuestra cuenta en Binance, buscaremos nuestra dirección del monedero de la criptomoneda que queramos enviar. En este otro artículo explicamos qué es un monedero de Ethereum, recomiendo leerlo si has llegado a este punto para entender mejor todo este cacao.

Siguiendo con el ejemplo, en el menú de Binance vamos a ‘Fondos’ > ‘Retiro de Depósitos’ y allí buscamos al Ethereum (recomiendo ésta en vez de Bitcoin puesto que tiene menos comisiones y las transacciones son más rápidas).

Una vez encontrado, apretamos en el botón ‘Depósitos‘ como muestro en la imagen:

direccion binance ethereum

Bien, ese número largo con letras intercaladas (num.2 en la imagen) es lo que buscábamos. Es la dirección de tu monedero Ethereum (ETH) en Binance. Simplemente cópiala.

Ahora, vuelve a entrar en tu cuenta de Coinbase.

Ves al apartado “Cuentas” desde el menú superior de Coinbase y apreta en el botón de “Enviar” de tus Ethereum . Allí podrás poner el destinatario:

enviar ethereum a otra cuenta

Exacto, allí (num.2 en esta última imagen) es donde pegaremos la dirección antes copiada.

Luego ponemos el importe que queramos transferir y listo. En unos minutos tendrás esa cantidad en Binance.

Bien, ahora que tenemos Ethereum allí, ¿cómo lo intercambiamos por cualquier otra altcoin?

Aquí te lo explico:

como invertir criptomonedas en binance

Vamos al menú y le damos en ‘Exchange‘ > ‘Básico‘ (num.1), luego apretamos en ETH (num.2) para que se nos abra la oportunidad de tradear con Ethereum en vez de Bitcoin (BTC), buscamos la moneda que queramos en el cuadradito 3.a y por último intercambiamos una por otra en 3.b (recomiendo la pestaña ‘Market’ en vez de ‘Limit’, ya que la orden se ejecutará automáticamente a precio de mercado).

Sí, parece un poco complicado de primeras, pero cuando lo hayas hecho una vez ya será pan comido. Lo mejor es que al principio pruebes todos los pasos con cantidades muy pequeñas (10€) y, una vez tengas la confianza, ya con lo que quieras.criptomonedas logos

-Escucha, pero yo no voy a invertir en las 25 criptomonedas, ¿estamos locos o qué?

Tranqui, yo tampoco. Por eso lo que recomiendo es ir una por una, visitar y estudiar su web, buscar opiniones en Google y entender de qué va, que soluciones o novedades aporta, cómo es el equipo que está detrás y que hoja de ruta tienen (roadmap) para los próximos años.

Así es, para entender todo lo que te cuenten tendrás que tener conocimiento de todo este mundillo. Cuanto más, mejor.

Ya te he avisado, invertir es un trabajo en sí mismo.

Invertir en Shitcoins


Si has llegado hasta aquí es que te gusta la aventura.

Para nuestra simplificación, llamaremos Shictoins a todas aquellas monedas que van desde el TOP 25 de Coinmarketcap al TOP 150.

Lo bueno es que muchas de ellas están disponibles en Binance, aunque otras no.

¿Y dónde están entonces?

Pues o en otros Exchanges diferentes (Bittrex, Poloniex, Bitfinex…) o las tienes que comprar a través de Changelly o Shapeshift y luego transferirlas a tu cuenta en MyEtherWallet, por ejemplo. (Si todo esto te suena a Chino es que no me has hecho caso antes y no has leído el artículo de las wallets al que referenciaba. Anda ve y leételo que lo vas a necesitar).

O tienen su propia y única manera de adquirirse.

Pero, ¿cómo sé dónde está cada una en concreto?

Fácil, nuestro fiel amigo Coinmarketcap siempre nos ayuda.

Imagínate que quiero saber dónde se vende el shitcoin llamado iExec. Lo buscaría en el buscador interno (num.1):

saber donde se vende una criptomoneda

Y luego apretaría en la pestaña ‘Markets‘ (num.2) para saber dónde se intercambia. En este caso vemos que está tanto en Binance como en Bittrex, pero cada moneda es un mundo diferente.

También podemos visitar su web y allí seguramente nos dirá como adquirirla o guardarla.

Esto significa que probablemente tendremos que crear bastantes cuentas en lugares diferentes y aprender un huevo de cosas que no sabíamos antes pero oye, ahora ya lo sabes: ese es el trabajo del inversor 🙂

¿Y cómo escogemos en cuáles invertir?

Pues lo mismo que con las Altcoins. Lee, infórmate, estudia, investiga.

Descubrirás que de repente alguien habla muy bien de un proyecto, lo escucharás al cabo de dos días en otro portal o en Youtube, mirarás su web y verás que la peña que está detrás quiere mejorar el mundo ayudándote a ordenar tu habitación con cripto-tokens y decidirás que sí, que vale la pena invertir en ello. Tu madre estará contenta si todo va bien y no hay nada más importante que eso.

Fuera bromas, vuelvo a remarcar que todo ésto es un trabajazo.

Pero si te gusta es muy divertido.

Invertir en Microshitcoins


Nos adentramos ahora en los terrenos oscuros de la criptografía.

Llamaremos Microshitcoins a todas aquellas monedas que van desde el TOP 150 hasta el final en Coinmarketcap (en estos momentos hay más de 1.400 y cada día aparecen nuevas).

La cosa se pone incluso graciosa cuando empiezas a analizar las que van del número 500 hacia abajo. Es algo parecido a Mordor.

La mayoría de estas monedas son copias baratas de otras, gente que solo ha creado monedas para intentar forrarse o aprender como funciona esta tecnología y divertirse. Y hay muchas que están abandonadas y muertas; es un panorama verdaderamente desolador.

Pero aquí es donde también están las mayores oportunidades.

No es raro ver un crecimiento del 1.000% en una semana en alguna de ellas. Así como tampoco es raro ver como la mayoría no avanzan y pierden casi todo su valor con el tiempo.cripto meme

Tampoco es extraño que la mayoría de ellas sean bastante complicadas de comprar. Pocas están en Exchanges conocidos sino secundarios (y por tanto también más riesgosos) y con algunas hay que hacer verdaderos chanchullos informáticos para poder tenerlas, como descargar sus propios monederos que no entiende ni el tato.

Encontrar microshitcoins rentables es muy parecido a buscar una mina de piedras preciosas en el amazonas viajando solo y cargado con un pico y una pala. La mayoría muere antes de encontrar nada (en nuestro caso se queda sin dinero) pero si encuentras una…

Vale, vale, si aún así quieres seguir adelante, ¿cómo escogemos cuáles comprar?

Aquí ya no vale esto de ir una por una y estudiarla. ¡Son demasiadas!

Así que seguiremos los pasos de dos artículos que leí en Medium: uno y dos. Agárrate, porque vamos a combinar la API de Coinmarketcap con Google Sheets (y si no sabes qué es una API no pasa nada, tu sólo sigue los pasos que esto funciona).

Sin embargo, en estos dos artículos hay varias fallas que tenemos que solucionar.

El primero fue escrito en Julio de 2017, así nos da un supuesto bastante desactualizado ya en cuanto a los números de capitalización ($250.000) bajo los cuales tenemos que eliminar las monedas con una capitalización superior a esa cifra, ya que por aquel entonces el mercado total de las criptomonedas era una fracción de lo que es ahora.

La capitalización total en Julio era de $92.000.000.000 y al momento de escribir ésto es de  €608.867.445.768 (esta cifra está arriba de todo en Coinmarketcap), así que el crecimiento ha sido del 660%. Aplicamos ese porcentaje a 250.000 y nos da 1.650.000. Así que eliminamos en nuestro excel las monedas con una capitalización superior a esa cifra.

Luego en el segundo hay un pequeño error en la fórmula que hay que poner en Google Sheets para que nos aparezcan todas las monedas. La buena es ésta (sin las comillas del principio y el final):

=ImportJSON(“https://api.coinmarketcap.com/v1/ticker/?limit=1300”)

Y listo. Luego ya cada uno que se espabile y analice las que quedan una por una, a ver si hay alguna que pueda valer la pena. Haz los deberes.

Yo la verdad he encontrado muy pocas, así que con las microshitcoins casi todo es gambling, ruleta de Casino.

No digas que no te avisé.

Mi propia estrategia mental de inversión

Peeeeerfecto, ya hemos visto cómo invertir en nuestros cuatro grandes tipos de criptomonedas. Pero una cosa es empezar (invertir) otra continuar (mantener o cambiar) y otra acabar (vender).

En este aspecto, lo más importante en mi caso es tener paz mental y tiempo libre. No quiero que la inversión se convierta en mi trabajo y tenga que dedicarle tropecientas horas al día, así que utilizo la estrategia HODL, que utilizan también la gran mayoría de los inversores en este mundillo.

La estrategia HODL

El nombre viene de una equivocación de un usuario de un foro de Bitcoin al explicar que él estaba “aguantando sus monedas” (I am Holding) pero lo escribió mal por las prisas “I am Hodling” y desde entonces así se quedó. Consiste en comprar y olvidarse completamente de la inversión hasta dentro de un buen tiempo. Varios años quizá. Nunca meses.hodl vs trade

Nos da igual si nuestra inversión baja un 40% en un solo día, nos da igual si sube un 120% en una semana, nos da igual si China prohíbe el comercio de criptomonedas, si el Banco Central Europeo dice que Bitcoin es un fraude, si nuestro mejor amigo no para de comentar que todo esto es una burbuja o si de repente nieva en pleno Agosto.

Nosotros mantenemos nuestra inversión ahí sin moverla ni un pelo.

¿Verdad que si compraras un piso como inversión no lo venderías al cabo de un mes? Pues hagamos lo mismo.

A eso añado yo el no intercambiar unas criptomonedas por otras. Cada semana hay nuevas criptomonedas de moda y, a veces, si llevas varias semanas con una que no sube de precio te dan ganas de cambiarla por la nueva que has descubierto. ¡ERROR! Si quieres tener paz mental no puedes hacer eso.

Si tanto te gusta la moneda nueva, invierte algunos de tus leuros más de la cuenta del banco. Pero nunca vendas una criptomoneda por otra o te arriesgas a arrepentirte en unos meses y perder esa paz mental que tanto nos cuesta conseguir.

No tenemos ni pajolera idea de cómo se moverá el mercado, así que nada de jugar a la ruleta. Ya estamos jugando a ella por el mero hecho de invertir en ésto, por tanto no nos metamos más problemas encima.

Algunos consejos extra, ya que estamos:

  • Ojo con las comisiones al mover criptomonedas de un lado para otro. El otro día pasé Bitcoins a Binance y luego a otro exchange para darme cuenta al final de que había gastado casi 40€ en fees.
  • Lo mejor si inviertes más de 1.000€ es guardar gran parte de tus criptomonedas en un monedero seguro como Trezor (89€ + 17€ envío). Vale la pena. Lee aquí maneras de guardar tus criptomonedas si no lo has leído ya.
  • A pesar de Hodl, también es bueno tener también una estrategia de ‘exit‘, de venta. Es decir, si tu objetivo con todo ésto es conseguir 30.000€, el día que llegues a esa cifra considera vender una parte de tu inversión.
  • Una buena app para controlar tu inversión es Delta y sino también Coin.fyi está to guapa.
  • Si quieres sacar datos del mercado aún mas interesantes que los de Coinmarketcap, puedes visitar la web Onchainfx.
  • El Bitcoin apareció en 2008 y estamos en 2018. Aunque los años en Internet sean como los años de los perros y la evolución de un año en Internet equivalga a 7 años en la vida real, la industria entera aún está en pañales. Hay mucho movimiento ahora, pero también falta muchísimo trabajo por delante. ¡Pasiensia!
  • Si me preguntas mi opinión personal, creo que aún queda por llegar una gran corrección de precios parecida a cuando estalló la burbuja de las puntocom, que limpiará toda la cripto-basura y dejará solo a los proyectos reales en pie. A lo mejor llega en 2018, o en 2019 o nunca… Pero eso solo eso, mi opinión personal.
  • Y si me sigues tirando de la lengua creo que después de esa corrección esto va a ser una revolución que ni nos imaginamos, comparable a las de la realidad virtual, la inteligencia artificial o la modificación genética.
  • Y si te tengo que soltar alguna otra cosa te digo que prefiero invertir en Ethereum que en Bitcoin. Ala.

Si has llegado hasta aquí y has invertido en Bitcoin, bienvenido. Nunca es tarde. Como dice mi amigo Carlos -al que dedico este artículo-, una vez empiezas a utilizar criptomonedas ya no puedes mirar al euro o al dólar sin preguntarte qué hace ese dinero de la edad media aún a nuestro lado.

Y si has llegado hasta aquí y no quieres invertir ni saber nada de todo ésto, bienvenido también. Al final no sabemos nada de lo que es esta vida, qué es ser humano y qué ocurrirá cuando muramos. Sólo estamos jugando 🙂

*Hemos tocado un tema delicado hoy, así que si sientes cierta frustración o enfado porque no coincides conmigo en alguna creencia aquí abajo tienes la cajita de los comentarios. Toda tuya. Y si te ha gustado aquí tienes botones para compartirlo:

8 Comments

  1. ¡AR-TI-CU-LA-ZO! ¡Con mayúsculas!

    Súper manual de binance y de criptomonedas para gente no iniciada, en un lenguaje “Easy to understand”. Muy buenos links también 👍🏻😜

    Por fin me ha quedado claro lo de las microshitcoins jajaja (me encanta el nombre). Si te interesa invertir en una de esas no dudes: https://uetoken.com. Useless Ethereum Token, un token basado en Ethereum que no sirve para nada. Lo mas curioso es que ha recaudado aún así 400.000$ jajaja.

    El criptomundo es el futuro traído a nuestros días. Más vale adaptarse cuanto antes y si se puede sacar pasta mejor que mejor.

    ¡Enhorabuena nen! ¡Un abrazote bro!

    … y muchas gracias por la dedicatoria! 👍🏻😄👏🏻👏🏻👏🏻

    Reply
  2. Waoooooo, excelente post, llegué aquí de casualidad y me atrapaste, tuve que leer hasta el final. Personalmente, me apasiona este tema de las Criptomonedas, en los últimos meses he estado leyendo mucho sobre esto, y de hecho, estoy pensando en abrir una categoría en mi blog dedicada solo a Criptomonedas.
    Seguramente, usaré algunas de tus frases, porque molan, pero no me olvidaré de citar la fuente. Un abrazo.

    Reply
    • ¡Muchísimas gracias Emil! 🙂
      Solo ha pasado un mes desde que lo escribí y ya el panorama ha cambiado por completo, esto va rapidísimo jeje.

      Reply
  3. Buena experiencia con el universo de la criptomoneda. ¿No es fascinante? Cuando me registré en criptomoneda-global la primera vez, la verdad es que fue por curiosidad. Después de que comencé a gustarme, especialmente que la rentabilidad de mis transacciones estaba en la cima. Cada vez más aumento el ajuste para hacerme un montón de ganancias. Por lo tanto, al igual que usted, mi amigo, yo hago crypto trading por pasión y también es una forma efectiva de ganar dinero. Pero, se necesita paciencia, tiempo libre, motivación, agallas y un capital bastante grande que estamos dispuestos a perder.

    Reply

Leave a Comment.

three × 5 =