Está delante de mis ojos

Otra vez me pongo delante del teclado… de hecho, me pongo delante del teclado prácticamente cada día, pero para trabajar. Y ahora quiero hacerlo para escribir.

Nunca pensé que montar algo por Internet que dé el suficiente dinero para no tener que trabajar para alguien me llevaría tanto tiempo. Desde pequeño me interesó la idea de emprender, pero no me lo planteé realmente en serio hasta que me fui de mochilero a viajar por el Sudeste Asiático. 

Cuando volví porque se me acabó el dinero, lo único que quería era tener un negociete que me permitiera trabajar desde cualquier sitio con un ordenador y seguir viajando por el mundo. Así que me puse manos a la obra.

Siempre tuve la idea de que esto no era fácil, porque sino todo el mundo lo haría, pero en mi cabeza el objetivo final nunca estaba muy lejos y todos los astros se iban a alinear para que lo consiguiese. 

Cuatro años hace ya que me planteé en serio el trabajar para mí mismo y que escribí ésto:

…ahora tengo la confianza y los recursos necesarios. El más importante de ellos el tiempo para dedicarle. Un año a pleno rendimiento, dos si hacen falta.

DOS si hacen falta.

Madre mía.

El DOBLE llevo ahora mismo y, si bien es cierto que mi vida ha cambiado muchísimo y que el negocio en el que estoy metido ahora parece que arranca, sigue sin dar aún lo suficiente para mantenerse y ni mucho menos dando lo que me imaginaba en su día cuando empecé. 

Quería seguir viajando por el mundo porque aparte de ser algo divertido y emocionante, era la mejor manera de aprender sobre mí mismo en situaciones a las que no estaba acostumbrado y vivir experiencias diferentes constantemente.

El montar un negocio era simplemente un medio para ese fin, la vía que me permitiría hacer eso sin preocuparme del dinero.

Sin embargo en cuanto empecé me di cuenta de que este era otro viaje. Quizá no visitaba países exóticos, playas paradisíacas ni conocía a personas nuevas o culturas diferentes, pero sí que tenía la oportunidad de decir hola a mis miedos, a mis deseos y a mis frustraciones más profundas. 

Pero emprender significa muchas veces en el plano más profundo un descontento con la realidad actual en la que vives. Significa decirte a ti mismo:

¡NO! ¡Así no es como quiero que sea mi vida! ¡Quiero que sea MEJOR! 

Y querer que sea mejor significa estar diciendo:

El presente que vivo no es lo suficientemente bueno. El futuro sí lo será. 

¡¿Hola?!

¿Me puedes decir qué es exactamente lo ÚNICO que tienes en tu vida?

Es el ahora, el presente, este instante.

A cada milisegundo que pasa.

Ahora.

Ahora.

Párate. Deja de leer unos segundos. 

Separa la vista de la pantalla, mira a tu alrededor despacio y respira. 

No hay ninguna prisa.

Ahora.

Y ahora.

No son una suma de instantes, son ahora.

Todo el rato ahora.

Mi mente siempre estaba intentando encontrar cualquier excusa para convencerse a sí misma de que el ahora no era perfecto o de que el ahora era temporal y pasajero. Porque, ¿ves? ahora ya no es antes. Y además tengo que hacer cosas esta tarde. Y toda mi vida y la vida de la sociedad que me rodea está gobernada por relojes y calendarios. Ahora no existe, porque no puedo ni siquiera pararme en él.

El ahora no es práctico. Puede ser muy bonito tal y como lo cuentan, pero necesito mi pasado y futuro para ser yo y funcionar.

En cambio mi pasado si que existe, porque lo recuerdo perfectamente e incluso esos recuerdos me pueden entristecer o hacer feliz. Y mi futuro también existe, me recreo en cómo serán mis vacaciones este verano, tengo que hacer la comida en 10 minutos y estoy cagao porque esta tarde tengo una reunión con los directivos de una gran empresa.

Y así llevo viviendo prácticamente toda la vida.

Pero toda esta situación, el querer emprender y tener un objetivo al que nunca llego durante años y años (una empresa exitosa), un objetivo que parece que esté al alcance de la mano pero que cuando la estiro para cogerlo de repente se mueve unos centímetros más lejos me ha llevado a un punto en el que no puedo seguir engañándome.tener exito negocios

Si no he llegado ya a la meta no es por falta de recursos o porque sea tonto, es porque mi vida no iba por ahí. 

Es porque mi vida está GRITÁNDOME A LA OREJA que ella no es mis objetivos ni mis sueños de futuro.

Que mi vida es lo que me pasa ahora.

No puedo seguir escapando de ella, huyendo siempre hacia adelante y pensando que el futuro será mejor. 

Empiezo a dejar de crearme películas mentales. Empiezo a dejar de imaginarme cada día un futuro perfecto en el que soy rico, soy querido y mi vida es perfecta. O simplemente un futuro en el que tengo un poco más de dinero que ahora, no tengo problemas y viajo y hago lo que quiero todo el rato.

Empiezo a quitarme el velo llamado pasado y futuro de delante de mis narices y empiezo a ver lo que realmente tengo delante y empiezo a sentir lo que siento, aceptando vivir la realidad de cada momento. 

Mi vida está delante de mis ojos. No hace falta que me cree una vida paralela chupiguay. Joder, si ya estoy viviendo una vida increíble, solo depende de cómo la valore yo mismo. ¡Ya la tienes delante!

Y sí, quizá muchas veces tenga que aceptar que no me gusta esa realidad. Que ahora me siento mal porque esta persona me ha dicho ésto, porque hoy no he vendido nada o que ahora después de 4 horas seguidas delante del ordenador me siento ansioso… pero ya no trato de escapar de ello.

Simplemente lo siento.

Y no hay nada que arreglar, nada que cambiar, nada que mejorar y nada que aprender.

Qué alivio joder.

Esto de emprender mola.

Y ahora en Menorca hace sol.

puerto de mahon

10 Comments

  1. Buenas reflexiones Pablo, yo estoy en la misma todo el tiempo. Creo que estamos inundados por las noticias de exito (que se percibe como) repentino y no vemos que son casos aislados. Quizas en 10 años nos explote el exito en la cara. Por mi parte es igual, tengo mi plan de negocio de internet, mi plan de viajar por el mundo de nuevo,mi plan de ser feliz solo cuando llegue a eso. Creo que la clave es disfrutar el proceso. Escuche eso de Gary Vaynerchuk(recomendadisimo) de amar el proceso. Te invito a mi blog, parece que hay muchas entradas en comun. Saludos!

    Reply
    • Gracias Andrés,
      Me acabo de pasar por tu blog, ¡me ha encantado el diseño!
      Lo has comentado bien, el éxito se percibe como repentino pero nunca lo es. E incluso si alguien no llega nunca a él… tampoco pasa nada, mientras haya vivido el presente (amado el proceso) y no haya estado viviendo en el futuro 🙂
      ¡Saludos!

      Reply
  2. Muy grande Pablo. Me encanta cuando se rompen los mitos de que emprender online es algo fácil y bonito. Aún así, seguimos ese camino pero disfrutando de cada paso que damos 😉
    Un abrazo!

    Reply
    • ¡Grande Bosco!
      Que ilusión saber de ti otra vez, ya ves que al final no cambié ni pizca el diseño del blog, jajaja. De hecho, ahora me voy a pasar por el tuyo a por novedades 😉
      Un abrazo grande

      Reply
  3. Gracias Pablo por recordarnos a muchos lo que “en teoría” ya sabíamos. Pero qué rápido lo olvidamos! Qué difícil es sacar de sus patrones a la mente humana durante más de unas semanas!

    Y a ver cuando sacas un hueco para repetir experiencia viajando! Un abrazo fuerte.

    Reply
    • Gracias a ti David por tomarte tu tiempo para escribir un comentario! Es cierto, la inercia en mi mente me sigue llevando muchas veces a olvidar todo ésto…
      Espero que lo de viajar no tarde demasiado, jajaja, me encantaría! 🙂
      Un abrazo

      Reply
  4. Me encanta Pablo! Claro que sí! La vida es ahora.

    Ahora.

    Ahora.

    Y se tiene que disfrutar! 🙂 ánimo!! Ya sabes que creo mucho en ti!

    Reply

Leave a Comment.