Dejando mi trabajo para emprender por segunda vez

//Este post es la novena parte de la serie de post sobre el emprendimiento. En el archivo de entradas puedes encontrar el resto si te saltaste alguno//

– Sí, en cuanto el nuevo proyecto esté dando lo suficiente para poder vivir entonces dejaré mi trabajo y me pondré con ello a tiempo completo.

Algo así fue lo que le debí decir a mi padre cuando quedamos para hablar aquel día hace un par de meses y ahora él me estaba recordando esas palabras, preocupado por mi futuro. ¿Por qué estaba dejando un trabajo bien pagado en una empresa en pleno crecimiento y una carrera prometedora en el marketing online?

– ¿Yo dije eso? ¿Enserio? Que raro…

Me empezaba a venir a la mente un vago recuerdo, sí… me parece que a veces tengo tendencia a distorsionar la realidad a mi manera.

El caso es que acababa de decir en Bigseo que me marchaba y el nuevo proyecto ni mucho menos estaba dando beneficios.

Pero tenía que hacerlo.

Tenía el suficiente dinero para ir tirando bastantes meses por mi cuenta mientras continuaba haciendo crecer este pequeño negocio. Y eso lo cambiaba todo. ¿Por qué alargar esa decisión cuando ya podía dar el paso? ¿Por qué no vivir la vida que quería si la tenía ya al alcance de la mano?

Así que dije en la empresa que el 1 de Agosto me marchaba.

No fue fácil, porque allí no solo tenía compañeros de trabajo sino verdaderos amigos: Judith Tirado, Sebastian Janus, Romuald y todo el espectacular equipo que habíamos ido formando a lo largo de este último año: Jonathan, Pau, Charli, Vero, Noelia, Albert, Raúl, Jordi, Sergi, Xavi, Xavier, Josep, Érica, Tania, Marga, Cristina, Patricia… a muchos de ellos los había contratado yo mismo y, quieras que no, uno acaba cogiendo a personas que, a parte de tener unas cualidades profesionales específicas, le caen bien.

Pero profesionalmente, para mi no tiene punto de comparación el trabajar para otro o montar tu propio proyecto.

En el primer caso estaba malvendiendo mi tiempo (no me malinterpretes, a veces va bien trabajar para otros, pero siempre el tiempo justo para recuperarme económicamente o emocionalmente, o adquirir nuevas habilidades que no tuviese antes) y en el segundo estoy creando un activo, palabra que quizá no se utiliza en esta sociedad con la asiduidad que debería y de la que se confunde su significado.

Crear activos y más activos

Para mí un activo es un proyecto o producto tangible, medible y que da dinero o tiene el potencial de darlo. Una empresa es un activo, un libro escrito por ti es un activo y la app que estás montando con tus amigos es un activo. También existen otras cosas, como las propiedades inmobiliarias o maquinaria, que pueden llegar a ser activos o no dependiendo de cómo los utilices. Generalmente entra en esta categoría todo lo que se pueda vender o alquilar.

Y si además hablamos de activos que no son físicos la cosa pasa a otro nivel superior, ya que son extremadamente baratos de replicar.

Pongamos mi libro Sin billete de vuelta, por ejemplo. Hace 3 años que lo escribí y sigo recibiendo dinero mes tras mes por las ventas. Y a mí me da el mismo trabajo vender solo un ejemplar en todo el mes que vender 100 o que vender 1.000.

Al ser un activo en formato electrónico da lo mismo una cosa que otra y el potencial de ganancias es ilimitado. No hay un límite superior de ventas. Nunca vendrá Amazon y me dirá “Oye, mira, que tu libro se está vendiendo demasiado y esto es un problema, no podemos seguir este ritmo de producción“. No. Porque no necesita papel, son unos y ceros alojados en discos duros y en cada disco duro caben millones de ellos.

Es fascinante. La humanidad está trascendiendo el espacio físico. 

Y no lo he comentado… pero tu mismo también eres un activo. Si trabajas para una empresa, eres un activo de esa empresa. Eres tangible y medible. Tus horas y el dinero que produces para la empresa lo son. El problema es que tu tiempo sí que es limitado y no podrás vender a una empresa más que unas horas determinadas al mes.

¿Vas a ser tu propio activo o el activo de otra persona? ¿Vas a tomar los mandos, cueste lo que cueste, o dejarás que otros te dirijan donde ellos quieren? Estas preguntas siempre han estado en mi mente, corriendo en segundo plano, en mi subconsciente, desde que comprendí todo esto.

Un negocio relacionado con la música

Así que nada, empezamos este nuevo negocio llamado Snail Music con Fernando, un gran amigo mío del colegio, en Marzo de este mismo año. Como él es un músico acojonante, la idea era crear canciones de stock (libres de derechos que se llaman) para poder vender las licencias de uso de las mismas

snail music

Es un negocio que poco tiene que ver con hacer música para el gran público, la música de toda la vida que escuchas en tu móvil o en las discotecas. Esa es una industria realmente feroz, en la que todo se mueve por contactos, marketing e inversión y en la que tu competencia pueden llegar a ser grupos tan conocidos como Tame Impala, Justin Bieber, David Guetta, Txarango o Pablo Alborán, por poner los ejemplos que me vienen primero a la cabeza.

Desde el punto de vista empresarial, ese es un modelo de negocio B2C (Business to Consumer) y, si no tienes un talento extraordinario y la gran suerte de haberte podido rodear de las personas adecuadas, es realmente complicado hacerse un hueco y poder vivir de ello.

Nuestro negocio poco tiene que ver con eso, al menos por ahora. Lo que hacemos con Snail Music es crear canciones que otras personas o empresas puedan utilizar como música de fondo para vídeos en proyectos publicitarios, como vídeos corporativos, anuncios de televisión, cuñas de radio, vídeos de Youtube o incluso en alguna película. 

equipo snail music

Los tres integrantes del equipo de Snail Music, haciendo ver que son guays

Por tanto el modelo de negocio aquí pasa a ser B2B (Business to Business) y la competencia, aunque alta y bien preparada, no es ni mucho menos tan feroz, ni tampoco es tan complicado poder vivir de ello. 

¿Y lo mejor? Que cada una de las canciones que creamos pasa a ser un activo. Cada una de ellas tiene el potencial ilimitado de venderse cientos o miles de veces a lo largo de los próximos años.

Así que hemos pasado todo este mes de Agosto currando full time en ésto y mañana… mañana mismo nos vamos:

tarjeta embarque

Querría seguir explicando cosas, pero tengo que meter ya el ordenador en la maleta. Compartiré aquí todo lo que nos ocurra en los próximos meses y también en mi cuenta de Instagram 🙂

30 Comments

  1. He conocido tu blog por casualidad y estoy encantada, eres un gran maestro, muy generoso mostrando la realidad de tu vida tal cual es para que todos nos beneficiemos de tus experiencias. Gracias¡¡¡

    Reply
    • Gracias Isabel, creo que es interesante que compartamos lo que nos ocurre y lo que sentimos, asi seguramente aprendemos todos a vivir un poco mejor 🙂 Encantado de tenerte aqui!

      Reply
    • De momento vendemos nuestra música a través de la plataforma Audiojungle Miguel, la conoces? La verdad es que tienen el tinglado muy bien montado…

      Reply
    • Muchas gracias Bosco! Esperamos ir mejorando esa calidad poco a poco y en unos meses tener muchisimas más canciones disponibles. Un abrazo!!

      Reply
  2. Y yo que esperaba que me contrataras en un futuro en Big Seo… 😛 Mucha suerte en esta aventura empresarial, crack!! Siempre es un placer leerte.
    Un abrazo,
    Ana

    Reply
  3. Pablo: a pesar de lo que me dijiste, estoy muy contento de que, en la vida, hagas lo que realmente te gusta y crees que debes hacer. Estoy seguro de que serás feliz en tu nueva aventura emprendedora. Un abrazo muy fuerte. Papá.

    Reply

Leave a Comment.