Cómo encontré un trabajo que te cagas después de fallar emprendiendo

//Este post es la séptima parte de la serie Vivir de Internet (1), Viajar y Ganar Dinero (2) Tengo una idea de negocio (3) Micronichos (4)  Tienda online, Afiliados, Adsense (5) y Mis esquemas mentales rotos (6) //

Buscar trabajo.

Me costó aceptar que tenía que buscar trabajo.

Para mí era un signo evidente de mi fracaso como emprendedor y, como había asociado el ser emprendedor a mi personalidad de forma tan exagerada (¡incluso mi anterior blog se llamaba todosemprendemos.com!) esto significaba inconscientemente para mi -y de forma equivocada, claro está- un fracaso como persona.

Sabía perfectamente que tenía las capacidades y el potencial suficientes para hacer dinero por mi cuenta, sin necesitar de trabajar para una empresa, pero sin embargo no había conseguido alcanzarlas a tiempo.

proyectos emprendidos

Algunos de los proyectos emprendidos o en los que colaboré

Mi entorno y mi cuerpo habían dicho basta.

Así que ahora me tocaba reconocer ante todos (sobretodo ante mí mismo, pues a los demás poco les importaba, cada uno con su rollo) que necesitaba ayuda y que no podía hacer las cosas solo, que mi vida no era la película de “La red social” ni la biografía de Steve Jobs, sino que era mi propia vida, la de Pablo Olóndriz y que tenía un camino por delante que no estaba para nada definido y con el cual tenía que ser flexible. Continuar leyendo

Mis esquemas mentales rotos… mi vida deshecha

//Este post es la sexta parte de la serie Vivir de Internet (1), Viajar y Ganar Dinero (2) Tengo una idea de negocio (3)  Micronichos (4) y  Tienda online, Afiliados, Adsense… (5) //

Enero de 2015.

Tuve un buen comienzo de año, sobretodo si lo comparamos con los meses anteriores, en los que había llegado a quedarme con tan sólo 1€ en la cuenta del banco, con la desesperación que eso supone.

Acababa de vender la web Besoviral.com por 600€, a su vez ayudaba a un amigo con el SEO de la web de su empresa por 150€ mensuales y montaba webs para particulares, ayudaba con el negocio de los collares de mis amigas, montaba mis propios micronichos y los dos libros que había escrito me daban algo de dinero recurrentemente.

Luego hacía malabarismos varios para sacar dinero, hasta el punto de cuidar a niños pequeños los fines de semana. Yo, que un año atrás creí que me iba a forrar montando negocios, haciendo de canguro a los 26 para poder subsistir…

-¡Todo por mi sueño!- pensaba. -No te desesperes. Todo ésto forma parte del camino hacia arriba-. Continuar leyendo

Tienda online, Afiliados, Adsense… Probando un poco de cada

tienda online afiliados

//Este post es la quinta parte de la serie Vivir de Internet (1), Viajar y Ganar Dinero (2) Tengo una idea de negocio (3) y Micronichos (4) //

Perfecto, ahora estaba solo.

Me tocaba sacarme las castañas del fuego sin ayuda de nadie.

Como decía, pasé aquel verano sin dinero, tranquilo, reflexionando y leyendo mucho acerca de los negocios por Internet. Aún tenía la web de Besoviral, que recibía unas 100 visitas al día, pero ya ni siquiera la actualizaba porque no daba dinero.

Una nueva oportunidad gracias a una tienda online

Un día, finalizando Agosto, me encontré en casa de dos amigas charlando con ellas mientras hacían collares a mano. Todos los collares eran de diferentes formas colores y yo la verdad es que mucha idea de moda femenina no tengo, pero me parecieron espectaculares. Continuar leyendo

Micronichos: Queremos Ganar Dinero con una Web

un micronicho te permite ganar dinero por internet

//Este post es la cuarta parte de la serie Vivir de Internet (1), Viajar y Ganar Dinero (2) y Tengo una idea de negocio (3) Te recomiendo leerlos si no lo has hecho ya. Aprovecho para anunciar también que, a partir de ahora, mis dos libros están disponibles no sólo en formato Kindle sino también impresos. Aquí puedes adquirir Vivir bien con 300€ al Mes y aquí Sin Billete de Vuelta.//

Estaba claro, teníamos que rebajar nuestras expectativas.

Ya habíamos visto que esto de forrarse montando una startup no iba a ser tan sencillo, era algo que por el momento se nos escapaba de las manos, tanto técnicamente como financieramente. Así que después de estar un par de semanas tonteando con la idea de fabricar y vender algún producto físico, decidimos montar una web y que nos diera dinero. 

En este caso, mi socio Sicky y yo sabíamos lo básico de WordPress, hostings, SEO y redes sociales y a los dos se nos daba bastante bien escribir.  Continuar leyendo

Tengo una Idea de Negocio. ¡Vamos a forrarnos!

ordenador con ideas de negocios

//Este post es la tercera parte de la serie Vivir de Internet (1) y Viajar y Ganar Dinero (2) Te recomiendo leerlos antes para tener una idea del contexto en el que nos movemos. //

Bien, ya estaba en casa otra vez después de haber hecho realidad un viaje en solitario por el mundo, algo que me hacía sentir como un privilegiado.

¡Había hecho realidad un sueño! ¡Mi vida estaba siendo una aventura! 

Es como si hubiera cogido mi vida y le hubiera dado un aire de película. ¿Quién no se sentiría bien ante algo así?

Sin embargo, ahora que había vuelto tenía lo que algunos llaman “el síndrome del viajero eterno“.

Me sentía como un extraño en mi propia ciudad, donde siempre había vivido. En los últimos meses había experimentado demasiadas vivencias y emociones fuertes que habían cambiado mi personalidad y mi forma de ver la vida y, por el contrario, en Barcelona todo seguía exactamente igual que como lo dejé.

¿Y ahora qué?

La enorme ilusión de volver a ver a todos los seres queridos se fue desvaneciendo a medida que me encontré con ellos y, al cabo de pocas semanas, solo quedaba en mi interior una profunda nostalgia.

Echaba de menos Malasia. Echaba de menos Tailandia. Echaba de menos Omán. Echaba de menos a tantísimas personas que había conocido en mi camino. Echaba de menos esa incertidumbre que me proporcionaba la aventura. Echaba de menos paisajes, olores, situaciones y vivencias, e incluso echaba de menos todos aquellos días en los que me había sentido realmente mal. ¡Al menos entonces estaba vivo, estaba presente, sintiéndolo todo profundamente! Continuar leyendo